Antioxidantes

¿Por qué deberíamos amar a los antioxidantes?

Seguramente, a estas alturas, ya habréis oído hablar sobre términos como los radicales libres, la oxidación de las células y el estrés oxidativo, así que ya debéis saber que cuanto más lejos, mejor.

El estado general de nuestras células es de vital importancia para poder disfrutar de una salud plena. En principio no debería haber ningún problema,  pero a veces la constante exposición a factores como una mala alimentación, la contaminación y el estrés puede provocar que nuestro organismo empiece a acumular radicales libres y, como consecuencia, que nuestras células empiecen a oxidarse y a deteriorarse.

¿Qué ocurre si nuestras células empiezan a oxidarse?

Explicado de manera metafórica, tenemos que hacer un ejercicio de imaginación y ver a nuestras células como una puerta que poco a poco va envejeciendo y se va oxidando. Cada vez costará más abrirla hasta que al final se ‘’atascará’’ del todo, ¿verdad? Pues esto es exactamente lo que le ocurre a nuestro organismo cuando lo exponemos a radicales libres, que poco a poco se va oxidando.

En principio, nuestro cuerpo está preparado para combatir estos factores, el problema es que a veces se satura, debido a la acumulación de las toxinas.

¿Cómo sé si mis células están oxidadas?

Realmente es difícil saberlo, ya que no hay unos síntomas concretos, pero es posible que nos notemos más cansados, con la cabeza ‘’nublada’’, que nuestra piel no esté tan luminosa, que se nos caiga más el pelo, entre otras cosas.

¿Cómo puedo combatirlo?

Antioxidantes, antioxidantes y antioxidantes. La única forma para que nuestras células vuelvan a estar en forma es tomando ingredientes que luchen contra la oxidación y poco a poco eliminen los tóxicos de nuestro organismo.

Tal y como explican en la página mejorconsalud, hay alrededor de 8.000 tipos de antioxidantes, pero no todos actúan de la misma manera. Algunos combaten los radicales libres de forma global, otros solo en algunas partes específicas de las células y otros que únicamente responden delante de determinadas condiciones.

Algunos ingredientes ricos en antioxidantes son, las bayas, el brócoli, los frutos secos, el té verde, el ajo, el chocolate negro, las zanahorias y las uvas, entre muchos otros. La Vitamina C también es un gran antioxidante, y la podemos consumir a través de los alimentos o de complementos nutricionales si no es suficiente.

Así que ya sabéis, cuanto más antioxidantes, mejor salud.

Comparte:

Deja un comentario

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.