Cómo programar tu cerebro
Problemas

Cómo programar tu cerebro

Que tire la primera piedra al que no le haya pasado aquello de obsesionarse con algo o alguien y no poder sacárselo de la cabeza. En esos momentos nuestro cerebro parece haber encendido el piloto automático sin posibilidad de freno.

Pero ¿por qué ocurre esto? Por algo tan sencillo como que a nuestro cerebro no le gusta que algo quede ‘’abierto’’. Es decir, muchas veces entramos en bucle sencillamente porque nos falta información, por eso el ser humano tiene tendencia a que cuando dos puntos están muy alejados se introduzca algo por el medio que los consiga unir y así  poder cerrar esa historia en su cabeza.

¿El problema? Que muchas veces eso es a toda costa y la información que introducimos es pura invención.

Uno de los temas más populares de la humanización consiste en cómo saber dejar temas cerrados o, al menos, cerrados momentáneamente.

¿Cómo evitar entrar en bucle?

Tal y como hemos dicho, a nuestro cerebrito no le gusta que un tema quede abierto, es decir, que no le gusta no tener toda la información necesaria para, así,  poder quedarnos tranquilos y en paz. Por eso mismo nos es tan difícil soportar la incertidumbre o el silencio. ¿Qué podemos hacer en estos casos?

Algo tan sencillo y a la vez tan difícil (sí, somos conscientes que decirlo es fácil y hacerlo otra cosa) como programarnos, o lo que es lo mismo, ponernos una fecha y dejar un espacio en nuestra vida. Sería algo así como posponerlo a nivel mental. Hasta que no llegue la fecha que nos hemos marcado no debemos ocuparnos ni pensar en el problema que nos trae de cabeza. Cuidado, eso no significa que estemos esperando ese día desesperadamente para que nos llegue la información que nos falta, ya que eso nos convertiría en dependientes. Se trata de hacer un parón, entonces, cuando llegue el día clave veremos qué información tenemos y posteriormente podremos tomar una decisión u otra.

A veces las ansias nos juegan malas pasadas, por eso la frase que debemos repetirnos sería algo así como: ‘’Esperaré a tener más información para tomar una decisión’’.

Hechos son amores y no buenas razones

Según el consultorio psicológico Inpside, lo que se tiene que valorar y aquello que nos ayudará a tomar una decisión respecto a nuestro problema, son los hechos. Recordemos que el no hacer nada también se considera un hecho. Al final, las palabras son eso, palabras, y no tienen ninguna validez, o al menos no la tienen si no van acompañadas de un acto que las reafirme. Lo que verdaderamente importa es aquello que se cumple.

Por eso mismo, a alguien que no es capaz de cumplir aquello con lo que se ha comprometido, deberíamos ponerlo en cuarentena.

Así que lo dicho, la próxima vez que nos falte información sobre algo, parémonos, pongámonos una fecha y una vez llegado el día tomemos una decisión y, así, podamos cerrar el caso.

Comparte:

Deja una respuesta

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.