Antojos

Antojos

Seguro que, a todos y cada uno de vosotros, en algún momento de vuestras  vidas, hemos sentido la ferviente necesidad de comer un alimento en concreto, desde la típica tableta de chocolate a, más extraño pero no imposible, un trozo de brócoli.

Lo característico de aquello que llamamos antojo es que  la necesidad que sentimos de consumirlo es tan grande que casi no podemos seguir viviendo si no hacemos realidad nuestro deseo. Podríamos decir que es un sentimiento muy intenso.

El problema reside en el hecho de que tengamos esta necesidad muy a menudo ya que, al contrario de lo que podamos pensar, los llamados antojos nunca desaparecen por completo. Sucumbir a la tentación no hará más que hacernos recaer una y otra vez. De todos modos, eso es otro tema.

¿Antojos = falta de nutrientes?

La intención de este artículo es comentar la posible relación entre los caprichos que nos pide el cuerpo y la posible falta de nutrientes del mismo.

La página naturalife explica que, recientes estudios han asegurado que la razón por la que tenemos antojos tiene que ver con una falta de nutrientes concretos que varían según el tipo de comida que deseamos consumir. Es decir, los antojos podrían ser un síntoma de alguna deficiencia en nuestro organismo.

¡Cuidado! No tenemos que confundir el hecho de tener mucha hambre con el de tener un antojo. Normalmente, los alimentos que anhelas, contienen los nutrientes que necesitas en ese momento.

Entonces, ¿cuál es el problema?

Que normalmente, no se nos antoja un trozo de col, sino más bien toda la variedad habida y por haber de ”comida basura”. O ¿no es más apetecible una pizza cuatro quesos que un revoltillo de espárragos?

Significado de cada antojo

Como decíamos, hay algunos alimentos que deseamos con más recurrencia, como por ejemplo el queso, la pasta, la carne roja, chocolate y dulces en general, bebidas carbonatadas etc. Por eso, vamos a ver qué quiere decirnos nuestro cuerpo cuando sentimos la necesidad de consumir alguna de estas delicias si o si.

Queso

Una buena tabla de quesos…¿apetecible verdad? Pues bien, puede significar que nos faltan ácidos grasos esenciales.

Pasta

Es de aquellos alimentos que gustan a casi todo el mundo, pequeños y mayores, sin embargo un antojo muy fuerte de pasta puede denotar deficiencia de cromo, un mineral poco conocido pero muy necesario.

Carne roja

Es de sabiduría popular aquello de que la carne roja es muy rica en hierro, por lo que una deficiencia en este mineral (en algunas ocasiones de proteína) puede inducirnos a desear comer carne roja.

Chocolate

Puede ser simplemente que nos apasione ya que además de estar buenísimo es adictivo, pero también puede significar falta de magnesio.

Dulces en general

Como decíamos, los dulces son un tipo de alimento muy agradable de consumir y difícil encontrar a alguien a quién no le guste el dulce. Un antojo de este tipo de alimentos puede tener que ver con la falta de alimentos integrales y de una dieta equilibrada.

 

La lista es mucho más larga, por lo que si queréis ampliar la información y, sobre todo, ver por qué alimentos saludables podemos substituir a los antojos, podéis echar un ojo al documento creado por la publicación naturalife.

Comparte:

Deja un comentario

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.