5 consejos para que la fiesta de Navidad no cause estragos - Vitae Health Innovation

5 consejos para que la fiesta de Navidad no cause estragos

La temida fiesta de Navidad ya está aquí: la decoración navideña adorna las calles. ¡Nuestras dietas corren peligro! Dejando atrás los bikinis y ensaladas, ahora no nos queda más remedio que decir ‘hola’ al suéter y las comilonas de familia, empresa, compañeros de clase, etc. En las fiestas de Navidad solemos abandonar nuestra dieta e incluso nuestra rutina de ejercicio sufre pérdidas preocupantes.

Llega el momento de pararse a pensar en qué es bueno para mantener nuestro cuerpo en la misma forma durante estas festividades. Por ello, gracias a SportAdictos, nos quedamos con estos 5 consejos esenciales para la fiesta de Navidad. Vuestros cuerpos os lo agradecerán con la entrada del nuevo año.

1. No dejes de entrenar durante la fiesta de Navidad

Los días se hacen irremediablemente más cortos que antes, las bajas temperaturas, el clima demasiado angosto para salir… Las excusas son mucho más fáciles de encontrar ahora que cualquier otra época del año. Como resultado de este cambio de rutina, quemaremos menos calorías de las de consumimos diariamente, y los primeros gramos o kilos comienzan a asentarse en nuestro cuerpo.

Solución

Mantén los niveles de ejercicio en los mismos estándares que antes de estas fechas y, si lo necesitas, créate un horario de actividades. Si el clima y el frío es tu problema, ve a hacer ejercicio en interiores o en casa.

2. Un homenaje por semana

Comida Navidad

Este homenaje podría referirse a esas comidas/cenas de familia, amigos, trabajo, clase, etc. que solemos tener acumuladas o repartidas en Navidad. No te confíes y pienses: “Vale, es vacaciones, por un mes que me porte mal, no pasa nada… En enero me pongo a tope”. Esto no es así de fácil.

Solución

Planea asistir a una comida/cena por semana en la que te des ese homenaje. Pero en cada una de las comidas prométete a ti mismo comer una buena ración de verduras (para sustituir el pan o las patatas) y fruta para el postre. Así reduciremos, de algún modo, la ingesta de calorías. También puedes hacer desayunos de sólo frutas dos o tres veces en semana.

3. Comer fruta y verdura de la época

Gripe, tos, resfriados, mucosidades por doquier y otras tantas infecciones y enfermedades relacionadas con estas épocas de frío. Esta es la época del año en la que nuestro sistema inmune está con una mayor tensión frente a agentes externos. Si no comemos suficientes verduras y frutas, probablemente no tengamos la cantidad adecuada de vitaminas y antioxidantes para hacer frente a todos esos males. Como resultado, puedes acabar metido en cama una semana de las vacaciones… Al menos no te pegarás un atracón de comida de aquellos homenajes que hemos comentado antes. Pero tu cuerpo no podrá permitirse el lujo de salir a correr o ejercitarse como siempre.

Solución

Compra cada semana fruta y verdura de la época. Sobre todo, coge aquellos productos con una mayor intensidad de color. La variedad de productos no será tan amplia como en verano, pero tendrás una gran lista de todos modos de donde elegir. Y que no te dé miedo probar alguna fruta o verdura que nunca hayas comido antes. La importancia de comer frutas y verduras está por encima de cualquier gusto personal.

4. Primero una sopita

Todos los inviernos sucede lo mismo: llegas a casa después de clase o del trabajo, con frío, hambriento y desesperado por coger algo calentito para entrar en calor sin importar las calorías que tenga. Lo más normal es que cojamos algún bollo lo metamos en el microondas o un trozo de turrón puede ser la segunda opción.

Solución

Comienza por tomar una sopa calentita casera hecha a base de vegetales. Te calentará por dentro y lo agradecerás. Nos llenaremos de vitaminas, minerales y fibra antes de tomar el plato principal, lo que supondrá que comeremos menos de este último y no acabaremos llenos como muchas veces en estas fechas.

5. Mejor en pareja

Sabemos que es difícil mantener un estado de motivación alto cuando hace tanto frío o está lloviendo fuera. El mejor momento del día para salir si hacemos ejercicio al aire libre sería a cuando el sol está más alto, puede que antes de comer a mediodía. Recuerda que la luz artificial no puede luchar contra el mínimo rayo de sol que pueda atravesar las vastas nubes otoñales.

Solución

Llama a un amigo para entrenar juntos en esta fiesta de Navidad. Mantenerse motivado todo el rato es el mejor remedio para olvidar el clima en el que te estás ejercitando. Una conversación con un compañero mientras entrenamos hace que nuestra sensación de cansancio se vea reducida notablemente.

Comparte:

Deja una respuesta

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.