El regreso de vacaciones: viajar de vuelta a casa sin estrés

Antes de que nos demos cuenta, las vacaciones habrán llegado a su fin y habrá que pensar en el viaje de vuelta. Lo malo es que no volvemos solos a casa. También lo hacen muchos que estaban descansando. Como consecuencia, el regreso a la rutina puede estar precedido de una experiencia ingrata: atascos, colas en los aeropuertos, etc. Por suerte, muchas veces todo esto se puede evitar. Basta con planificar un poco el regreso de vacaciones para evitar situaciones que nos pueden llevar a que el relax de las vacaciones quede en el olvido. Eso sí, también hay que evitar comenzar la vuelta a casa estresado. Lo mejor para conseguirlo es hacer que el equipaje con calma y con tiempo para poder relajarse ya con la maleta lista.

Cómo conseguir un regreso de vacaciones sin agobios

Para que el trayecto entre el lugar donde has pasado tus vacaciones y tu domicilio sea lo más tranquilo posible bastan unos sencillos trucos. Si los sigues, es más que probable que consigas olvidarte de colas, atascos y agobios durante el viaje. A continuación tienes algunos, útiles sobre todo si viajas en coche.

  • Si viajas en coche por carretera y tu destino es una ciudad, intenta no regresar el último día y a última hora. ¿Vuelves a trabajar un lunes y regresas a casa el domingo por la tarde? Es probable que encuentres atasco. Intenta hacerlo, por ejemplo, el domingo por la mañana. O, incluso, el sábado por la tarde.
  • ¿Viajas en avión? Ten presente que en tu regreso de vacaciones es probable que se produzcan colas en los controles de seguridad. Sobre todo, si el regreso va a ser en domingo o festivo. Lo mejor es acudir al aeropuerto unas tres horas antes. Así evitarás nervios cuando la cola no avance y la hora del vuelo se acerque.

Viajar de vuelta en tren o en autobús sin estrés

  • Los desplazamientos en tren suelen ser los más recomendables para un regreso de vacaciones relajado y sin sobresaltos. Estos desplazamientos no implican atascos. Además, si el tren es de media o larga distancia, se puede dar un pequeño paseo hasta la cafetería. Eso sí, los viajes en tren no están exentos de retrasos, aunque no son habituales.
  • Viajar en autobús es más descansado que hacerlo en coche si no se viaja con familia. No hay que conducir ni estar atento a la carretera y se puede optar por descansar, leer, escuchar música o ver una película. Pero si el destino es una ciudad de tamaño medio o grande, los atascos importantes estarán al acecho. Por lo tanto, también conviene evitar los desplazamientos a última hora. En caso de no poder evitarse, conviene viajar con material de ocio para entretenerse mientras se deshace el atasco.

Muchas veces, tanto para ir como para volver de vacaciones sin estrés hay que sacrificar unas pocas horas o un día y viajar más pronto o más tarde. No hay que pensar en ello como una pérdida de tiempo de descanso. Más bien en que llegar antes también permite planificar la vuelta a la rutina con tranquilidad.

Comparte:

Deja un comentario

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.