ácidos grasos y TDAH

Omegas en el TDAH y otras dificultades de aprendizaje

Una de las terapias alternativas más destacable para ayudar a mejorar los síntomas del trastorno por déficit de atención (TDAH) es la suplementación con ácidos grasos esenciales (Omegas), ya que, gracias al haber recibido un gran interés por parte de la comunidad científica, es una de las terapias complementarias más estudiada en diferentes áreas y especialmente en el campo del TDAH, pero también en otras condiciones del neurodesarrollo, teniendo en cuenta que habitualmente tienen síntomas similares.

 La clave está en el equilibrio entre Omega-3 y Omega-6

 Un buen equilibrio de Omega-3 y Omega-6 es esencial, y según las evidencias científicas, un déficit o desequilibrio se considera un factor de riesgo que se relaciona con problemas en el desarrollo y el mantenimiento de la salud mental. Este equilibrio es uno de los factores que se altera como consecuencia de la neuro inflamación, una de las principales características que tienen en común los trastornos del neurodesarrollo y otras condiciones relacionadas.

Por lo tanto, es probable que la restauración del equilibrio entre Omega-3 y Omega-6 puede ayudar a mejorar estas condiciones, de manera que la suplementación con Omegas, especialmente al tratarse de una fórmula que contiene una proporción específica de Omega-3 / Omega-6 puede ser útil en diferentes casos.

 ¿En qué tipo de casos puede ser útil la suplementación?

 Según Matteo Alessio Chiappedi, Neuropsiquiatra infantil, en su experiencia ha podido comprobar la efectividad de la suplementación con Omegas en los siguientes casos:

  • Demasiado joven para tomar medicamentos

Cuando un tratamiento farmacológico podría ser recomendable, pero el medicamento no se puede recetar a causa de la edad del paciente.

  • Dificultades de aprendizaje o del desarrollo, pero no específicas

Cuando la situación no es grave, pero necesita ayuda (dificultades escolares, retrasos en el desarrollo, inestabilidad del estado de ánimo y problemas de conducta, por ejemplo).

  • Cualquier cosa menos medicamentos, por favor

Cuando la familia no quiere utilizar medicamentos, pero sí está interesada en probar alternativas naturales.

  • El metilfenidato (Concerta, Rubifen…) no es suficiente

Cuando la medicación no es completamente eficaz y la dosis no puede aumentarse de forma segura, debido a los efectos secundarios, por ejemplo.

En conclusión, tanto en el TDAH como en el resto de condiciones o dificultades de aprendizaje y del desarrollo, se ha considerado el uso de alternativas naturales, siempre complementarias al enfoque psicoterapéutico, que es lo más importante.

Comparte:

Deja una respuesta

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.