Las 6 mejores medidas para proteger la piel de los efectos del sol en la ciudad

La llegada del verano, aunque todavía no estemos de vacaciones, es el preludio de los días de sol y playa (o montaña) para muchos de nosotros. El calor hace que utilicemos ropas ligeras y dejemos al descubierto la piel de brazos, piernas y rostro, con el consiguiente peligro de sufrir los efectos nocivos del sol sobre ella si no nos protegemos debidamente.

Muchos sólo asocian crema solar y protección a los ratos que pasan en la playa, en la montaña o en la piscina, pero en realidad hay que proteger la piel incluso cuando paseamos por la ciudad o vamos al trabajo. De otra manera puede que nos encontremos con quemaduras solares inesperadas, manchas en el rostro, arrugas, etc.

Cómo proteger la piel del sol en la ciudad

Por suerte, las precauciones que hay que tomar para evitar que la piel sufra los efectos nocivos del sol cuando nos movemos por la ciudad no son ni muy complicados ni muy pesados. Basta con tomar varias precauciones y no olvidar las normas básicas de protección. Además, también se puede ayudar a proteger la piel desde el interior, gracias a complementos alimenticios cuyos componentes tienen nutrientes que protegen la piel de los rayos solares. Como Oliovita Sun, creado a partir de extractos naturales de pomelo y romero, aceite de espino amarillo y vitamina D.

Además de estas precauciones, podemos tomar estas otras medidas para evitar manchas y quemaduras por culpa del sol protegiendo las partes visibles del cuerpo, además de la cara y la cabeza.

  • Evitar la exposición al sol en las horas centrales del día. No sólo en la playa o en la montaña conviene evitar exponerse al sol entre las 12 del mediodía y las 4 de la tarde, periodo en el que los rayos UV son más fuertes. También en la ciudad. Por lo tanto, es conveniente no realizar actividades al aire libre durante esas horas. Mejor hacerlo por la mañana o a última hora de la tarde.
  • Utilizar crema solar con un factor de protección elevado. En el caso de los niños y las personas mayores, mejor utilizar pantalla total. Para la cara es conveniente utilizar cremas específicas con factor de protección 30 o 50. De otra manera, es muy probable que las manchas solares hagan su aparición, sobre todo en nariz y mejillas.
  • Si se va a permanecer mucho tiempo al sol, renovar la protección solar aproximadamente cada 30 minutos, para evitar que se pase su efecto y  se quemen las partes expuestas.
  • Proteger la cabeza con una gorra o sombrero, que también servirá para evitar la acción de los rayos solares sobre gran parte de la cara.
  • Utilizar gafas de sol para proteger los ojos de la acción del sol. Es importante comprobar que los cristales de las gafas estén homologadas para proteger adecuadamente los ojos, y así poder protegerlos de quemaduras y otras lesiones oculares que puede provocar el sol.
  • En cualquier caso, es conveniente mantener la piel hidratada y fresca, para lo que conviene, por un lado, beber abundantes líquidos, y por otro, aplicarse crema hidratante con frecuencia en verano para evitar la deshidratación.
Comparte:

Deja un comentario

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.