La importancia de los hábitos saludables en el control de la presión arterial

Un estudio reciente, publicado por la Unidad Europea de Vigilancia de Factores de Riesgo y Protección para Enfermedades Crónicas revela que el 24.8 % de los adultos europeos son hipertensos, la mayoría de ellos son mujeres y en una inmensa mayoría el problema obedece a la falta de hábitos saludables para el control de la presión arterial.

La hipertensión es una patología que se diagnostica cuando la presión arterial es superior a 90 x 140 mm Hg.  Es una enfermedad que no tiene cura y a menudo silencioso ya que muchos pacientes no presentan ninguna sintomatología particular que permita evidenciarla y que como ya lo hemos afirmado, tiene su origen en la falta de hábitos saludables.

A veces, cuando aparecen los síntomas de presión arterial alta, está ya ha estado ahí desde hace un buen tiempo y muy probablemente a propiciado la aparición de otras patologías tales como apoplejía, problemas de corazón o de riñón, dolores en el cueto, en el pecho, mareos y dificultades para respirar entre otros.

Aunque la ausencia de hábitos saludables es la causa número uno, la práctica de conductas nocivas para el organismo tales como la obesidad, el estrés, el tabaquismo, el consumo elevado de alcohol (diferenciemos este concepto de alcoholismo), el exceso de sal, el colesterol alto, y en general toda clase de estilos de vida poco saludables, son generadores de la hipertensión.

Hablando de la obesidad, el sobrepeso es un factor de riesgo importante no sólo para el desarrollo de la hipertensión, sino también para el de otros trastornos cardiovasculares. Pero no sólo es responsable de esto el sobrepeso, también lo es el tamaño de la circunferencia abdominal. ¿Has oído sobre  esto?

De hecho hay una relación cintura-cadera que es el resultado de la división de la medida de la cintura entre la medida de las caderas. Esta cifra nos  muestra la concentración de  grasa abdominal, que en su mayoría se concentra en los  órganos, aumentando el riesgo de hipertensión.

Una forma de controlar la presión arterial  y prevenir la hipertensión es a través de una buena nutrición. Tener hábitos saludables es importante no sólo para la pérdida de peso, sino para mantener el cuerpo sano y fuerte.

En el caso de la hipertensión, uno de los primeros cambios que deberían adoptarse es la reducción significativa de la sal y de las grasas malas (no todas lo son). Algunos alimentos también ayudan a controlar la presión, tales como frutas, carnes magras, granos enteros, legumbres, frutos secos, coco, leche y muchos más.

El ejercicio físico regular es uno de los hábitos saludables que resultan esenciales para todo el mundo, pero sobre todo para los que ya tienen problemas cardiovasculares. Sin embargo, estos últimos deben tener supervisión médica y supervisión de un fisioterapeuta o un educador físico.

Muchas personas emprenden tratamientos con base en medicamentos recetados por médicos, pero no creen que deban cambiar otros factores asociados, entre ellos la adquisición de hábitos saludables, con lo que finalmente logran controlar temporalmente la presión arterial pero obtienen otras complicaciones derivadas del uso prolongado de medicamentos.

En conclusión, tener hábitos saludables contribuye a impedir la aparición de hipertensión, y a llevar estilos de vida que nos hacen más felices como personas y como familias.  Si deseas iniciar una rutina de hábitos saludables por favor pincha aquí.

Comparte:

Deja un comentario

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.