Vida sana y saludable. La importancia del sueño.

Tener una noche de sueño reparador y despertar con la batería a full es lo ideal para tener una vida sana y saludable. El sueño tiene esta función. Restaura nuestro cuerpo después de un día agotador, lleno de  obligaciones y tareas.

Debemos dormir cerca de un tercio de nuestras vidas.  Esto si cumplimos con la base diaria de sueño, que es de ocho horas diarias, si queremos tener una vida sana y saludable.

¿Por qué es importante el sueño para una vida sana y saludable?

La importancia del sueño, para tener una vida sana y saludable, radica en que no solo tiene un efecto reparador.  Mientras dormimos, se producen numerosos procesos metabólicos, los cuales solo se producen mientras estamos dormidos y que si no se produjeran afectarían el equilibrio de nuestro cuerpo.

Una de las funciones que cumple el sueño, en ese propósito de ayudarnos a tener una vida sana y saludable, es controlar la temperatura del cuerpo. Privarnos del sueño hace que el cuerpo reduzca su capacidad natural de regular la temperatura.

Igualmente, durante el sueño se consolida la memoria y el aprendizaje. Toda la información que recibimos a diario, se fija en el periodo cuando estamos dormidos.   Es como si lo que aprendemos a diario, quedara en algo similar a la memoria RAM y solo se graba en el Disco Duro, cuando dormimos.

Por ello, pasar una noche estudiando, y llegar a presentar un examen sin haber dormido no es una buena idea.

Durante el sueño placentero y en buenas condiciones, disminuye la presión arterial y la frecuencia cardiaca.  Los músculos se relajan y hay una reducción en la producción de orina.  Esto nos indica, que, en los momentos de sueño, son muchos los sistemas que descansan, entendiendo así, por qué el buen sueño es determinante para tener una vida sana y saludable.

¿Qué pasa si no duermo lo suficiente o no tengo sueño de calidad?

Pasar más horas de las debidas en vigilia, puede poner en peligro nuestra salud, sobre todo porque durante el sueño, se producen algunas hormonas muy importantes para el funcionamiento normal del cuerpo humano.

La hormona del crecimiento es una de ellas. Su pico de crecimiento se da durante la primera etapa de un sueño profundo, la cual se produce a los treinta minutos de que la persona ha quedado dormida.

Igualmente, la insulina tiene sus niveles más altos de secreción de esta hormona durante el sueño. Al aumentar la edad, es natural que durmamos menos. Sin embargo, con 6 o incluso 4 horas de sueño de excelente calidad, un anciano mayor puede tener una vida sana y saludable.

La falta de sueño adecuado produce entre otras anomalías, cansancio crónico, mal humor, pérdida de la memoria reciente, cambios repentinos de humor, poca creatividad, pensamiento lento, dificultad para concentrarse, falta de atención, envejecimiento prematuro, pérdida de fuerza física, disminución del tono muscular, tendencia a la obesidad, alteraciones en el sistema inmunológicos y deterioro del sistema cardiovascular…

Si los temas relacionados con la vida sana, comer saludable, tendencias verdes, tendencias deportivas son de tu interés por favor pincha aquí.

Comparte:

Deja un comentario

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.