Evolucionando hacia un pasado más funcional

Hace un par de semanas caminaba en una de esas ciudades típicas de primer mundo, las llamadas capitales mundiales; el paso de todos parecía ir más acelerado,  nada nuevo  -por cierto- ¿es que todo el mundo va tarde? ¿porqué todos corren?

La relación productividad/ tiempo es una prioridad latente.  Un momento de caos me ha paralizado, eran todas  esas bocinas de coches, las personas gritando y corriendo que en un segundo tuve que parar y literalmente tome una perspectiva 360.  Lo que vislumbre alcanzo a erizarme cada centímetro dérmico, eran arquetipos de éxito, elitistas, vanguardistas, cada poro exudaba ambición ; lo que hizo que realmente detuviera mi corazón por unas fracciones de segundo fue ver claramente mi lógica privada, mi secreta ambición;  ser uno de ellos.  Dos segundos bastaron para darme cuenta que muy lejos no estaba.

Claro, si este es el nuevo «sueño americano»;  en la década de los 60’s se vendió el famoso  «compra una casa, ten un hijo y siembra un árbol»  para aterrizar en el  «se millonario antes de los 30!» Si! antes de los 30; por todo el mundo en la década de los 2000’s leímos de  asombrosas carreras y empresas creadas por chicos menores a 20 años  que parecían ser prometedoras y algunas de ellas hoy son el principal vestigio de que el éxito no tarda para los excepcionalmente brillantes.

¿Soy yo o este ideal parece ser el «cliche»?  el del hámster corriendo en una rueda sin fin, o la zanahoria que estimula al pollino pero que jamás alcanzará; Ya! no soy pesimista, veamos esto dando dos pasos  o mejor tres pasos fuera de nuestras vidas;  Hoy un oficio no es suficiente, una carrera universitaria parece poco,  dos suelen ser interesantes si y solo si existe una especialización y esta es un destino vanguardista; ¿es así? voy más lejos ¿es o no es la generación con más jóvenes en puestos de responsabilidad?  La competitividad es agresiva al mil, parece que nuestros congéneres primitivos comprendían mejor el concepto de estructura social, el más fuerte marcaba el parámetro y la escalera decencia del él, hoy parece ser que la lucha por el liderazgo de la «manada» es  infinito.

Voy al punto,  esta lucha «infinita» tiene un impacto silencioso pero mortal; que en el punto álgido de la adrenalina pareciéramos olvidar; a nuestro activo más importante, es nuestro cuerpo.

No es casualidad que los coffee shop «to go» se popularizarán de esa forma  eso sin mencionar la creciente aparición de estimulantes que se venden como caramelos: la cafeína, taurina, B12 , guaraná y otros en la última década; excitándonos a mil para dar resultados.

Recuerdo aquellos días de universidad, noches sin dormir, café tras café , dulces, bebidas energéticas; correr al trabajo sin dormir comer cualquier alimento que pudiese ser ingerido en menos de 5 minutos. Aferrándote a la motivación de que hacemos los correcto. No es de sorprender que en la década pasada existiera el mayor número de muertes relacionadas con el estrés la fatiga y la depresión.

Ser verde está de moda y es una moda que me encanta, volvemos a los orígenes, buscamos comida orgánica, los centros de salud parecen estar en su mejor momento, las jornadas laborales en los países desarrollados están diseñadas para que el colaborador desarrolle una vida más allá del trabajo como pieza importante;  me alegra comprobar el creciente número de tiendas de batidos naturales energéticos, con piña, canónigos, espinacas entre un millón de combinaciones y aun más ver la calle mixta, si!, del convencional café para llevar en la mano de miles caminando a toda velocidad y los «más naturales» con propuestas de bebida más naturales.

¿Cambiaremos el sistema? yo no lo creo…  personalmente recomiendo lo que me funciona, si demandas más de tu cuerpo CUIDALO!!! solo tienes uno,  la complementación nutraceutica es un buen tip que puedo darte, come orgánico, sin conservantes, haz ejercicio moderado, disfruta las cosas gratis, las más obvias, si decides vivir el sueño de los 2000’s hazte un favor y evoluciona hacia un pasado más funcional.

Comparte:

Los comentarios están cerrados.