Desarrollo y rendimiento cognitivo. La autonomía de los niños es fundamental para obtenerla.

Una investigación canadiense muestra que cuando las madres dan apoyo para que el niño pueda llevar a cabo ciertas actividades solo, hay una mejora en su capacidad para resolver problemas, mejora  la memoria y los procesos de pensamiento.  En pocas palabras se mejora ostensiblemente el desarrollo y rendimiento cognitivo.

La importancia de la autonomía en el Desarrollo y rendimiento cognitivo.

Un estudio de la universidad de Montreal, con 78 madres y sus respectivos hijos, mostró que, cuando se da autonomía a los niños, hay un impacto positivo en la función ejecutiva, que es uno de los pilares del desarrollo y rendimiento cognitivo.

Esta función incluye el trabajo de la memoria, el razonamiento, la resolución de problemas y la flexibilidad de las tareas, así como la planificación de la capacidad y la ejecución de las actividades.

Para el estudio, las familias fueron visitadas en dos ocasiones: cuando el niño tenía 15 meses y luego, después de completar tres años.  En la primera visita, se le pidió a las madres, que ayudaran a sus hijos a completar una tarea con un muy alto nivel de dificultad.   Esta actividad duró unos 10 minutos y fue grabada en vídeo para que los investigadores pudieran analizar el tipo de apoyo a los lactantes.

En la segunda visita, cuando los niños ya tenían tres años, los científicos, a través de una serie de juegos en donde se requiere el ejercicio de la memoria y la capacidad de pensar utilizando diferentes conceptos, los niños que obtuvieron mejores puntuaciones tenían madres que ofrecían un apoyo constante en el desarrollo de la autonomía de los niños.

¿Autonomía temprana?

Es posible impulsar la autonomía del bebé desde una edad muy temprana, pero este es un proceso gradual que se debe dar en la medida en que los niños alcancen nuevos logros y se den las condiciones que contribuyan poco a poco a que sean más independientes. El desarrollo y rendimiento cognitivo es un trabajo que hace el niño, pero siempre supervisado – que no ayudado – por sus padres o tutores.

Dar autonomía al niño es alentar su independencia para que lleve a feliz término procesos adecuados para su edad y su capacidad. De ninguna manera significa permitir que tome sus propias decisiones o tome elecciones por su cuenta, como por ejemplo el tipo de alimentos que debe comer o las horas que pueda ver televisión al día.

Consejos para alentar la autonomía y lograr un mejor desarrollo y rendimiento cognitivo.

  • Involucrar al niño poco a poco en pequeñas decisiones cotidianas. Dejarlo que decidas eventualmente lo que será el postre de un determinado día por ejemplo, dándole a escoger entre varias opciones.
  • Permitir que el niño sea consciente de la responsabilidad y del premio que implican determinadas tareas y darle tiempo para que lo piense antes de que la emprenda.
  • Si el niño fracasa en un intento, o se arrepiente de haber decidido emprender una determinada tarea, lo más sano es enseñarle a hacer frente a la frustración, como una etapa necesaria dentro de un proceso de aprendizaje.

Finalmente, y te damos un consejo muy importante si deseas incrementar el desarrollo y rendimiento cognitivo a cualquier edad. Para conocerlo solo debes pinchar aquí.

Comparte:

Deja un comentario

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.