Defensas, niños y nutrición

Hemos hablado con la nutricionista María Iglesias sobre cómo debe ser la alimentación de los más pequeños y qué alimentos refuerzan el sistema inmune. Diplomada en dietética y nutrición humana, también tiene un postgrado en fitoterapia, suplementos nutricionales y ayudas ergogénicas. Hizo un máster en nutrición humana y comunitaria y se especializó en nutrición deportiva. Por último, esta mujer todoterreno, también hizo un máster en coaching y pnl (programación neurolingüística).

Sistema inmunológico y nutrición

Una mala alimentación y carencia en la actividad física provoca que los niños se pongan más enfermos, sobre todo, hasta los 6-7 años, por eso, corrigiendo la alimentación se corrigen muchos de estos síntomas. Comiendo de forma adecuada nos aseguramos que nuestros hijos puedan disfrutar de unas defensas y sistema inmune más fuerte, eso sí, siempre combinándolo con actividad física. El movimiento hace más fuerte el sistema osteomuscular, cardiopulmonar e inmunológico. Hay que educar a los niños desde que son pequeños para que adquieran hábitos de vida saludable beneficiosos tanto para la etapa infantil como adulta.

Alimentación infantil

¿Cómo debe ser? En una palabra: balanceada. Alto consumo de frutas y verduras, que son los alimentos que más vitaminas y minerales contienen. Uno de los factores que más destruye el sistema inmune son los conservantes, los químicos, los enlatados etc. Cuanto más natural sea todo mucho mejor, dice la nutricionista María Iglesias.

También tienen que consumir proteínas y carbohidratos. En este punto es donde debemos diferenciar bien la cantidad de actividad física que hace el niño, porque no es lo mismo un niño que hace una actividad extraescolar como por ejemplo, inglés, que otro que hace futbol. Aún así el consumo de carbohidratos es obligatorio ya que al estar en época de crecimiento tienen un gasto calórico bastante elevado, así como para mantener la regeneración y reparación celular y estado energético. Dicho de forma casera, los carbohidratos son la gasolina que les permitirá funcionar a lo largo del día.

A la pregunta sobre si los más pequeños deben tomar alimentos integrales, la nutricionista es clara: para mí todo lo refinado debería estar fuera de las cocinas, ya que estamos quitándole toda la gracia al alimento. Es cierto que a los niños les puede resultar más duro, áspero y con un sabor menos bueno, pero tenemos que habituarles desde pequeñitos a que consuman este tipo de alimentos. La fibra es indispensable. Además, en las cáscaras hay muchos minerales y vitaminas que en el proceso de refinamiento desaparecen.

Alimentos que refuerzan el sistema inmunológico

Importante fomentar el consumo de vitamina C para tener un sistema inmune más fuerte. Podemos encontrarla en los kiwis, en las frutas cítricas como las naranjas y las mandarinas, también en las fresas, melón, pimientos y tomates.

Vitamina A que contribuye a mantener las barreras de las mucosas y la podemos encontrar en los hígados, los huevos, los lácteos y algunas frutitas como las cerezas o el melón.

La Vitamina E que aumenta la respuesta inmunológica y que podemos encontrar en los cereales, el pan, la pasta integral, los vegetales de hoja verde, los frutos secos y el aceite de oliva.

Por último, tener en cuenta que el hierro, el zinc y el selenio también son minerales esenciales para reforzar el sistema inmunológico y ¡cuidado con el azúcar! Ya que no solo es perjudicial para su salud sino que los acelera.

Comparte:

Deja un comentario

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.