Astenia primaveral ¿Por qué estamos tan cansados en primavera? - Vitae Health Innovation

Astenia primaveral ¿Por qué estamos tan cansados en primavera?

Los cambios de estación suele producirnos cambios en la mente y el cuerpo. La llegada de la primavera trae consigo algunas alteraciones que pueden afectarnos directamente a nuestra energía. Por este motivo, llegadas estas fechas muchas personas sienten los efectos de lo que se conoce como Astenia primaveral.

¿Qué sucede en primavera?

El sol brilla, las horas de luz aumentan, todo luce mucho más bonito con la aparición de las flores… Aún así, me siento cansado y triste. Es normal. No te juzgues. El paso del invierno a la primavera es un cambio brusco que conlleva síntomas como:

  • Cansancio y fatiga.
  • Falta de motivación.
  • Tristeza.
  • Dolor de cabeza.
  • Falta de memoria y desconcentración.
  • Trastornos del sueño.
  • Alteraciones del apetito.

¿Es una enfermedad?

No. Es una adaptación al cambio. En primavera cambian la hora y nuestro ritmo vuelve a alterarse. Parece una tontería, pero ese pequeño horario nos condiciona mucho más de lo que pensamos. De repente, tenemos más horas de luz, más tiempo para hacer cosas que durante los últimos meses y nuestro cuerpo necesita de tiempo para adaptarse. No somos máquinas. Somos personas.

El cambio de las temperaturas es otro factor clave para que nos sintamos más cansados y apáticos. El problema es que el ritmo de la sociedad en la que vivimos nos exige mantener el mismo ritmo de actividad durante todo el año y esto no siempre es posible.

La primavera y sus efectos

Otro inconveniente de la primavera es que trae consigo la aparición de alergias, así como la mayor sensibilidad dentro de los trastornos afectivos como la depresión.

Estar un poco más pachuchos es normal si tienes alergia o el estado de ánimo alterado. Lo que tienes que tener en cuenta es que es algo pasajero. Evita agobiarte.

Cómo afrontar la astenia primaveral

El cambio climático está afectando incluso a la prevención de este estado, ya que cada año la primavera puede empezar en un momento diferente. Lo que sí podemos hacer es reducir sus efectos siguiendo estos consejos:

  1. Adapta tu alimentación a la nueva estación. En invierno necesitamos más calorías. Sin embargo, el aumento de las temperaturas pide otro tipo de alimentos. En primavera necesitas más energía, pero menos calorías. Opta por los frutos secos y las frutas de temporada como las fresas.
  2. El deporte mejorará tu ánimo. Es bien sabido que practicar actividad física regularmente libera el estrés y nos hace sentir mejor. Aprovecha que hay más horas de luz para salir a pasear y disfrutar de la nueva estación.
  3. Descansa adecuadamente. A más horas de actividad hay que añadirle más horas de sueño. Permítete un momento para descansar.
  4. Complementos multivitamínicos. Te recomendamos completar tu dieta con complementos tales como, Vibracell. Vitaminas por un tubo para sobrellevar mejor este cambio estacional.

Y recuerda, la astenia primaveral tiene fecha de caducidad. Date tiempo para el cambio y no te estreses por sentirte diferente. Es absolutamente normal. Si lo llevas con tranquilidad estarás ayudando a tu cuerpo y mente a volver a ser pronto las mismas. ¡Ánimo!

Comparte:

Deja una respuesta

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.