El poder del desprendimiento para conseguir el bienestar corporal

Las creencias budistas sostienen que las cosas externas (comida, dinero, trabajo, objetos materiales) no son la verdadera causa de la felicidad y por lo general entender y convencernos de esto nos lleva muchos años y en ese justo momento de lucidez y entendimiento, solemos buscar el desprendimiento para conseguir el bienestar corporal porque ya no lo tenemos.

¿En qué consiste el poder del desprendimiento para conseguir el bienestar corporal?

No es que tengas que dejar todas sus posesiones, aislarte del mundo, renunciar a tu trabajo o regalar todo tu dinero, definitivamente no, pero sí entender que cada una de estas cosas no causan la felicidad porque en efecto la felicidad está en cada uno de nosotros.

Dominar el desprendimiento para conseguir el bienestar corporal implica revisar, reflexionar y encontrar dentro de nosotros la paz interior que se reflejará en bienestar del alma y bienestar del cuerpo. Dicho de otra manera, la verdadera causa de la felicidad es la paz interior que se consigue desprendiéndose del pensamiento que genera el aferramiento sobre lo externo.

Podemos sentir felicidad porque viene de nuestro interior y si somos un poco más conscientes anteponemos el sentimiento de felicidad por encima del enojo, de la tristeza, de la desesperanza, del miedo o de cualquier otro sentimiento negativo que vaya en contra del bienestar corporal, porque muchos especialistas en el tema emocional coinciden en que la mayoría de las enfermedades tienen su raíz en la acumulación no expresada de sentimientos que traemos desde la infancia y que poco a poco se van desarrollando y perfeccionando a lo largo de nuestras vidas.

¿Qué puedo hacer para conservar el bienestar?

Lo primero es no crear dependencia por las cosas y sacarle sólo el lado bueno, por ejemplo, los alimentos son necesarios y pueden hacerme sentir felicidad pero los malos hábitos alimenticios perjudican al cuerpo, el enamorarnos de una persona nos hace felices, sin embargo no podemos permitir que esa persona contamine nuestra paz interior, en consecuencia debemos  dominar el arte del  desprendimiento para conseguir el bienestar corporal.

 

Comparte:

Deja un comentario

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.