fbpx

Cuidar de tu piel después del sol

Para mantener la salud de nuestra piel es importante saber cómo cuidarla antes, durante y después de su exposición al sol. No es necesario esperar a que la piel se ponga roja para tomar la decisión de tomar medidas después de un día de playa. Descubre cómo cuidar de tu piel después del sol.

Mima tu piel al llegar a casa

La época estival es un periodo donde nos relajamos en exceso. Comemos peor y nos cuidamos menos, en general. Sin embargo, si quieres mantener tu bronceado, así como una piel saludable, debes dedicarle un tiempo. Esta es la mejor manera de mimar tu cuerpo en casa:

  1. Cuando llegues de la playa, de la piscina o de la montaña date un baño con un jabón con Ph neutro. Esta es la forma más efectiva de eliminar el cloro, el salitre y el sudor de la piel.
  2. Aunque con una ducha es suficiente, permítete de vez en cuando un baño con aceites hidratantes. Para mantener el tono dorado de tu piel puedes incluir en el agua unas bolsitas de té negro. Además de ser un autobronceador natural, es un elemento nutritivo perfecto que te ayudará a cuidar de tu piel después del sol.
  3. Cada vez que pases tiempo al sol y, una vez que te hayas duchado o bañado, aplícate una crema after sun. Son productos diseñados específicamente para reparar los daños del sol sobre la piel.

Cuidados especiales según el tipo de piel

Si tienes la piel grasa con acné seguro que notarás cómo tu piel tiene un mejor aspecto durante el verano. Esto es porque el sol, el aire y el salitre, funcionan como antiséptico natural que hace que la grasa de tu piel esté bajo control. Sin embargo, ¡no debes bajar la guardia! Lo más habitual es que se produzcan brotes una vez terminados los meses de calor. Por este motivo, es importante que no descuides la higiene de tu piel en ningún momento. Lava tu piel con cuidado y realiza alguna exfoliación de vez en cuando para evitar el efecto rebote.

En el caso de que tu piel sea seca, el verano agudizará mucho más esta condición. En tu caso, la hidratación después de tomar el sol es fundamental. Una piel seca mal cuidada ofrecerá un aspecto mucho más envejecido y apagado. Para evitar esto exfolia tu piel para acabar con esa capa reseca y aplícate una mascarilla nutritiva siempre que veas que tu piel necesita hidratación.

No olvides que para cuidar de tu piel después del sol también es fundamental hacerlo de forma interna. Evita grasas y opta por las frutas con más agua. Bebe frecuentemente y toma suplementos como los de OlioVita Sun para que tu piel esté siempre sana.

El sol es necesario para nuestra salud. No obstante, siempre hay que tomar una serie de medidas preventivas para reducir los riesgos que tienen los diferentes tipos de rayos solares sobre nuestra piel. ¿Te han gustado los consejos que te hemos dado?

Comparte:

Deja una respuesta

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.