fbpx
estreñimiento infantil

¿Cómo prevenir el estreñimiento infantil?

El 50% de la población española padece problemas digestivos y, concretamente, las mujeres 2 veces más que los hombres. Cuando hablamos de problemas digestivos nos referimos, principalmente, a enfermedad de Chron, alergias, intolerancias, síndrome del intestino irritable y estreñimiento crónico.

Para tratar el estreñimiento, la mayoría de personas recurren a los laxantes, que más que una solución a largo plazo, debería tomarse como una solución de emergencia y muy puntual. El motivo es porque en vez de ayudar a nuestro organismo a regular el tránsito intestinal de manera natural, provocan dependencia, habituación y una gran irritación a nivel intestinal.

Los niños, son otro de los grupos afectados por el estreñimiento, siendo en la mayoría de los casos (aproximadamente un 95%) algo funcional.

¿Por qué aparece el estreñimiento infantil?

El estreñimiento puede aparecer por varios motivos, entre ellos:

  • Falta de fibra
  • Ingesta insuficiente de alimentos, agua y líquidos
  • Exceso de alimentos astringentes
  • Cambio de la lactancia materna a lactancia artificial y de la lactancia artificial a alimentación variada
  • Desorden en los horarios de comidas
  • Ingesta excesiva de leche de vaca
  • Inmadurez del tubo digestivo
  • Otros (retirada del pañal anticipada, cambio de rutina, déficit de atención, después de diarrea aguada, falta de hábitos adecuados, etc.)

Un 5% del estreñimiento infantil puede aparecer por:

  • Medicación (opiáceos, abuso de laxantes, exceso de vitamina D, fenotiazinas, hierro, sedantes, etc.)
  • Alteraciones de motilidad (alteraciones musculares, displasia neuronal, etc.)
  • Metabólicas inmunológicas y hormonales (hipotiroidismo, hipercalcemia, diabetes mellitus, enfermedad celíaca, fibrosis quística, etc.)
  • Por trastorno anal (hemorroides, fístulas, fisuras, fuerte eritema del pañal, defectos estructurales del ano, etc.)
¿Cómo prevenir el estreñimiento?

El estreñimiento, como cualquier otra patología, debe prevenirse y tratarse de una forma holística e integral.

En cuanto a hábitos dietéticos, es importante consumir alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras, legumbres, alimentos integrales y una alta ingesta de líquidos a lo largo del día. Además de reducir el consumo de alcohol, carnes rojas, grasas y dulces.

En cuanto a los hábitos físicos, es necesario caminar a diario o hacer ejercicios en los que intervengan los músculos abdominales.

Finalmente, en cuanto a los hábitos intestinales, debemos acostumbrar al organismo a evacuar a la misma hora del día, evitando cambios bruscos de hábitos alimentarios, en cuanto a horarios y tipos de alimentos. También es importante acudir al baño cuando se necesite, sin ignorar ni retrasar el momento, así como hacerlo de forma relajada.

Lo más adecuado sería adoptar estas medidas y, si fuera necesario, el uso de productos como los complementos alimenticios, que puedan ayudar de forma puntual, hacerlo bajo la supervisión de nuestro profesional sanitario de confianza.

Comparte:

Deja una respuesta

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.