Bronceado saludable

Bronceado saludable (y de calidad)

Cuando hablamos de un bronceado de calidad no nos referimos solo a obtener un tono de piel bonito, sino de conseguirlo de una manera sana y sin ningún riesgo para nuestra piel.

Hay que tener en cuenta que la genética cuenta con un papel fundamental a la hora de broncearnos, es decir, que según el tipo de piel que tengamos, esta será más o menos sensible y, a la vez, requerirá de más o menos tiempo obtener el bronceado deseado.

  1. Protección

Es el punto más importante a tener en cuenta a la hora de exponer nuestra piel a los rayos solares. Siempre siempre siempre tenemos que utilizar protector solar, eso se nos tiene que grabar en la mente. Es indiferente si nunca te has quemado o tiene una piel fuerte, la protección es imprescindible porque la piel también se quema por dentro.

Usar fotoprotectores nos hará obtener un bronceado bonito, sin quemaduras, rojeces o cualquier otro tipo de daño innecesario. Lo importante es buscar el que más se adecue a nuestras necesidades y tipo de piel.

Hay que aplicar la protección media hora antes de tomar el Sol y repetirlo cada 2 horas o inmediatamente después de salir del agua o haber sudado mucho.

Por último recordar que el factor de protección solar indica el tiempo que podemos pasar antes de volver a aplicarnos el protector solar.

  1. Exfoliación

Exfoliar la piel el día antes de ir a la playa o piscina o es esencial si queremos conseguir un bronceado uniforme, además de duradero. Esto es debido al hecho que al exfoliar la piel estamos eliminando las células muertas que obstruyen y hacen que la piel no esté tan luminosa, hidratada e uniforme.

  1. Cuidado con la hora

Hay que evitar las horas más fuertes y de más calor del día (entre las 12h y las 16h), para no recibir la máxima acción de los rayos solares y así, poder disfrutar del sol.

También es importante evitar el bronceado rápido. Es mejor dedicar sesiones cortas a tomar el sol y así el bronceado durará más tiempo.

  1. Alimentos beneficiosos

La alimentación puede ayudar a conservar el tono saludable y sin manchas que nos proporciona un buen bronceado. Eso podemos lograrlo consumiendo alimentos ricos en antioxidantes como los que contienen vitamina A (tomate, zanahoria, mango, papaya, calabaza, melocotón…), vitamina C, para obtener los mejores efectos para una piel bonita (cítricos), vitamina E, con propiedades cicatrizantes (soja, aguacate, aceite de oliva…) y ácidos grasos omega 3, para una máxima protección e hidratación (nueces, germen de trigo…).

  1. Agua

Es muy importante mantenernos hidratados, por dentro y por fuera, así que no olvidéis iros remojando y bebiendo agua de forma regular.

Una piel hidratada y de mejor calidad siempre lucirá más bonita y luminosa, así que la base de todo siempre es mantener la piel sana.

Comparte:

Deja un comentario

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.