Mi plato, mi elección: ¿Cómo elegir adecuadamente lo que comes? - Vitae Health Innovation

Mi plato, mi elección: ¿Cómo elegir adecuadamente lo que comes?

La forma de elegir lo que comes  hoy en día es un legado de tradiciones y costumbres aprendidas de nuestros antepasados, de los que les gusta o no a nuestras familias, pero ¿cómo saber si nuestras elecciones a la hora de comer son las más favorables para nuestra salud? Por eso, al planificar nuestras compras o ir al restaurante es necesario tomar en cuenta los siguientes aspectos.

¿De dónde proviene mi comida?

Al observar el producto, puedes preguntarte ¿cuán natural es?, los productos orgánicos (aquellos que crecen en la tierra) te garantizan menos efectos secundarios negativos, pues al no ser procesados, no contienen aditivos que pueden llegar a ser muy tóxicos en tu organismo.

Si lo que compras proviene de una fábrica, es importante aprender a leer las etiquetas que brindan información sobre el contenido nutricional, poniendo atención especial en el porcentaje que tiene de sales, grasas y fibra.

¿Qué aporta a mi cuerpo?

Los vegetales y frutas por lo general son ricos en fibras, vitaminas y micronutrientes, favorecen una buena digestión aportando elementos esenciales como calcio, magnesio, selenio, potasio y zinc los cuales participan en importantes reacciones químicas a nivel celular. Las carnes, son fuente de proteínas y grasas, confieren energía para nuestro crecimiento y desarrollo y por último, los carbohidratos permiten mantener el índice glucémico si son consumidos en la proporción adecuada.

¿Cuáles son las opciones?

Entre la variedad de opciones de productos naturales, dietéticos, bajos en grasas y calorías que son ofrecidos en el mercado para escoger nuestra comida, podemos elegir tomando en cuenta las características propias de cada persona como son sus gustos, su rutina diaria y requerimientos de energía según la edad.

Luego de elegir lo que comes, puedes aumentar nuestra energía consumiendo un complemento alimenticio natural, aquí te ofrecemos el Kyolic® 105 cleanse, y ¡buen provecho!

Comparte:

Los comentarios están cerrados.