4 de mayo de 2017 Sin categoría

Golpe de calor: qué es y cómo evitarlo

La exposición solar y los cambios de temperatura pueden llevarnos a situaciones en las que necesitemos ayuda. Trabajar en ambientes demasiado calurosos, pasar demasiado tiempo al sol son momentos de riesgo que nos pueden llevar a un golpe de calor o insolación.

Definición de golpe de calor

Un golpe de calor se produce cuando la temperatura corporal aumenta considerablemente debido a una exposición solar prolongada o a permanecer en ambientes excesivamente calurosos. En ese momento, el cuerpo empieza a perder agua y sales esenciales por lo que su funcionamiento no es el adecuado para poder refrigerarse.

A diferencia de lo que muchas personas creen el golpe de calor no solo se produce en el momento, sino que sus síntomas pueden aparecer días después de la exposición solar.

Síntomas del golpe de calor

Para detectar un golpe de calor hay que tener muy claros cuáles son los signos que indican que una persona está sufriendo una insolación. Los más claros son:

  1. Sequedad en la boca.
  2. Una temperatura corporal de 39 Cº o superior.
  3. Cansancio y debilidad muscular.
  4. Mareo y sensación de desmayo.
  5. Dolor de cabeza.
  6. Sudoración excesiva.
  7. Desorientación.
  8. Dolor de estómago y vómitos.

Cómo prevenir la insolación

El sol aporta una serie de beneficios mentales y físicos, siempre y cuando, se sepa controlar la exposición. Para evitar un golpe de calor es importante evadir sitios poco ventilados y con ventanas sin cortinas o persianas. Además, debemos tener en cuenta que si vamos a estar al sol debemos:

  1. Hidratarnos bien con agua o con bebidas isotónicas.
  2. Si vamos a estar tiempo al sol es imprescindible proteger la cabeza con una sombrilla o con un sombrero o gorra.
  3. No tomar comidas pesadas que hagan trabajar en exceso al estómago.
  4. Evitar hacer deporte en días demasiado calurosos.
  5. No tomar bebidas con alcohol o cafeína ya que favorecen el aumento del ritmo cardíaco, lo cual supone una mayor temperatura corporal.
  6. Tampoco hay que tomar bebidas con azúcar ya que favorecen la deshidratación.
  7. Usar ropa fresca y de colores claros hecha con materiales naturales como el algodón.
  8. No permanecer en vehículos cerrados durante mucho tiempo.
  9. Evitar las duchas con agua muy fría, ya que la vasodilatación produce más calor.

En este sentido, hay que tener especial cuidado con las personas mayores y con los niños. Ellos son mucho más vulnerables a los golpes de calor debido a sus limitaciones para cuidarse a sí mismos, así como por las características propias de la edad.

Ante una insolación inminente es fundamental aplicar a la persona una serie de primeros auxilios, tales como:

  • Llevar al afectado a una zona sombría y fresca.
  • Colocarle ropa mojada o hielo bajo las axilas.
  • Ponerle las piernas en un ángulo superior al de la cabeza.
  • Llamar a emergencias.
Comparte:

Deja un comentario

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.