Todo lo que siempre quisiste saber sobre el ciclo vigilia – sueño

Todo lo que siempre quisiste saber sobre el ciclo vigilia – sueño

Ya habréis oído mil veces aquello de que vivimos estresados, a un ritmo frenético y que, por eso mismo, es importante encontrar tiempo para nosotros mismos y, sobre todo, para descansar. Yo, personalmente, soy una fiel defensora del ‘’take care of yourself’’, o lo que es lo mismo, de cuidarse y dedicarse tiempo a uno mismo.

Creo que, en muchas ocasiones, se nos olvida y, sin embargo, es de vital importancia. Saber que queremos, que sentimos, cómo funcionamos, que nos hace felices…y un largo etcétera, es necesario para poder disfrutar al máximo de nuestra existencia. Y eso solo lo podemos lograr gestionando bien nuestro tiempo y organizándonos adecuadamente.

Para lograr ese tan preciado bienestar, una de las cosas más importantes pasa por descansar correctamente. La Sociedad Española del Sueño ya intentó concienciar a la población con un famoso eslogan que pretendía destacar la importancia de dormir bien para vivir mejor.

‘’Únete al mundo del sueño, conserva tus ritmos para disfrutar de la vida’’

El insomnio, un mal demasiado común

Según un artículo de la revista Vogue, el insomnio, junto con la obesidad, se ha convertido en un mal que, solo aquí en España, afecta a un 35% de la población de manera transitoria y a un 10% y un 15% de forma crónica. Y esto no es todo, en lo que llevamos de siglo, el consumo de somníferos ha aumentado un 57%.

¿Por qué ocurre todo esto? Parecería que con las comodidades y la calidad de vida que tenemos hoy en día, esto no debería ser así.

Como ya os habréis imaginado, una gran parte de culpa la tienen las nuevas tecnologías y, volviendo otra vez al tema, el ritmo de vida acelerado, el estrés (que en muchas ocasiones ni siquiera sabemos que padecemos), el poco tiempo que disponemos para nosotros mismos…

Sobre la calidad del sueño

Esta es otra cuestión de la cual podríamos hablar horas y horas, la calidad de nuestro sueño. Es decir, puede ser que durmamos ocho horas pero que, sin embargo, nos levantemos cansados, con dolor muscular y sin la energía suficiente para afrontar el día. Según la Sociedad Española del Sueño (SES) y el artículo publicado por Vogue, ‘’actualmente, los seres humanos vivimos bajo la influencia de tres tipos de relojes o tiempos’’.

Uno, es el tiempo interno, que es el marca nuestro llamado reloj biológico. Dos, el tiempo social, que es el que nos impone nuestras obligaciones familiares, laborales y sociales. Finalmente, el tiempo ambiental, que está determinado por la luz y oscuridad que genera el ciclo solar. ¿Y qué pasa con estos tres relojes? Pues que deben estar perfectamente sincronizados, de lo contrario es cuando podemos empezar a tener problemas.

Si queréis mirar si vuestros tiempos están sincronizados, entrad en esta página de la Sociedad Española del Sueño (SES).

El ciclo vigilia – sueño

Según la publicación neurowikia.es, ‘’el comportamiento de los seres vivos muestra una organización temporal de las funciones biológicas de cuyo estudio se encarga la cronobiología. Según su período los ritmos se clasifican en: circadianos, infradianos y ultradianos’’.

Los ciclos circadianos son aquellos con períodos de aproximadamente 24 horas, como por ejemplo el sueño – vigilia o la temperatura corporal.

Los ciclos infradianos, son aquellos con un período mayor de 28 horas, como por ejemplo el ciclo menstrual.

Finalmente, los ciclos ultradianos, tienen un período menor de 20 horas. Un buen ejemplo de ello es el ciclo del sueño REM-NREM.

Nuestro ciclo de sueño está regulado por el reloj biológico, que no es más que un centro neuronal ubicado en el hipotálamo y cuya función es dar la orden al resto de organismos del cerebro de iniciar, mantener y finalizar el sueño. Es este reloj biológico el que va a marcar las franjas horarias en las que hay mayor o menor probabilidad para quedarnos dormidos.

Es importante tomar mucha conciencia de los ciclos de nuestro cuerpo e intentar mantenerlos bien sincronizados, de lo contrario podríamos tener problemas como, por ejemplo, el insomnio.

Para finalizar, me gustaría nombrar la acción que ha llevado a cabo una empresa japonesa para lograr que sus trabajadores duerman más y mejor. No os quiero hacer ningún spoiler, así que si queréis descubrirlo haced clic en el siguiente enlace. 

Comparte:

Deja un comentario

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.