Insomnio

Los productos favoritos de nuestro equipo: Tono Ferrer y su experiencia con el insomnio

Mi relación con el insomnio ha tenido bastantes curvas. Hasta la adolescencia no tuve problemas para conciliar el sueño, dormía sin problemas e incluso me costaba levantarme. Luego introduje una costumbre que, podríamos decir, es un pequeño placer que tengo: la radio. Descubrí lo mucho que me gustaba escuchar la radio por la noche, pero a su vez empecé a desequilibrar mi ciclo vigilia – sueño.

He de decir que es una tradición familiar porque mi abuelo solía escucharla y mi padre también lo hace a día de hoy con lo que nos inculcó este hábito tanto a mi hermano como a mí

En ese momento, no considero que tuviera problemas de insomnio, pero sí que empecé a cambiar mis rutinas relacionadas con el descanso.

¿Antes de que empezaran tus problemas con el insomnio, tenías rutinas?

Sí, me levantaba y me despertaba a la misma hora. Digamos que hacía una vida bastante rutinaria en este aspecto. Cuando introduje la afición por la radio, me programaba para ir a dormir cuando empezase el programa que me gustaba y hacía esfuerzos para no dormirme para enterarme de todo. Al final, en vez de dormirme a las 11 de la noche lo hacía sobre la 1 de la madrugada.

Aun así, a día de hoy, aún sigo escuchando la radio para conciliar el sueño. Aunque creo que mi cuerpo se ha acostumbrado y al cabo de 15 minutos ya consigo conciliar el sueño.

¿Qué otros factores te condujeron al insomnio?

Ha habido diversos momentos en mi vida en qué han ocurrido cosas que me han conducido hacía el camino del insomnio. Uno de ellos fue hace 9 años tuve un accidente bastante importante que me afectó al sistema nervioso y ahí es cuando todo se precipitó. Estuve casi un año para recuperarme del todo y un mes ingresado en el hospital, así que ya puedes imaginarte como me afecto a nivel anímico y psicológico.

Aun así, he tenido suerte porque nunca he tenido terrores nocturnos ni pesadillas a raíz de eso.

El segundo episodio clave en mi relación con el insomnio fue cuando emprendí mi propio proyecto. De hecho, diría que este fue el momento definitivo y el que más me marco. Monté una empresa a los 30 años aproximadamente y estuve siete años trabajando con este proyecto. De estos siete años, tres o cuatro años fueron muy estresantes, sentía mucha presión, había mucho trabajo, problemas y una carga de trabajo excesiva. En este momento mis hábitos de vida quedaron profundamente afectados. Además, durante ese momento también me encontraba mal emocionalmente puesto que no me dedicaba a mí ni me cuidaba por dentro.

Empecé a tener muchos despertares nocturnos debido a todo este cuadro que comento. Como el estrés y la ansiedad son un bucle, el hecho de no dormir ni descansar correctamente provocan que al día siguiente estés peor y los síntomas aumenten.

Háblanos sobre los hábitos de vida que tenías

Finalmente, otro factor importante que también contribuyó a este gran desequilibrio fueron los hábitos de vida. Siempre había practicado mucho deporte y diría que llevaba un estilo de vida saludable. He crecido en Mora d’Ebre, un pequeño pueblo de Tarragona y el estilo de vida es muy diferente comparado con el de una gran ciudad. Cuando empecé la universidad vine a Barcelona y mis hábitos de vida cambiaron. Dejé de practicar deporte y mi alimentación no era, ni de lejos, la que tenía en casa.

El problema del sueño es multifactorial y si sumas, los cambios de hábitos en la rutina del sueño, una mala alimentación, la falta de ejercicio y, lo peor, el estrés y la ansiedad, nos encontramos con un combo explosivo que no puede llevarte a nada bueno.

¿Cómo encontraste la solución a tus problemas?

Durante dos años estuve con una semana de vacaciones en agosto, el resto solo trabajaba. Vivía por y para trabajar y eso no es positivo para el organismo. Hay que buscar un equilibrio.

A día de hoy, lo he solucionado prácticamente todo (excepto dormir con la radio). Hace dos años mi proyecto personal se acabó y esa etapa de mi vida se cerró. Hace algunos años que he vuelto a practicar deporte, he empezado a tener más conciencia de mi alimentación, tengo horarios de comidas y descanso, me cuido por dentro y cultivo mi vida social. Todo esto ha provocado que, poco a poco, haya recuperado mi esencia y me haya vuelto a sentir yo mismo.

Intento cenar poco y ligero, en verano me gusta tomar gazpacho y durante el resto del año una tostada de pan integral con aguacate junto con un yogur o algo similar. Poca cosa y, si puede ser, no demasiado tarde.

Sobre los complementos alimenticios

Desde que trabajo en Vitae he descubierto un mundo que ya conocía, pero del cual a título personal no formaba parte. El proyecto personal del cuál he estado hablando era una farmacia online, con lo que estaba acostumbrado a tratar con laboratorios de complementos alimenticios y tenía un buen conocimiento del mercado. Aun así, ha sido al entrar en Vitae y empezar esta nueva etapa vital que he empezado a descubrir en profundidad el mundo de los complementos.

De Vitae me gusta su multivitamínico, Vibracell, y uno de sus complementos para el sistema inmune, ImmunoVita. Aun así, mi producto favorito y el que ha contribuido a mejorar mi calidad del sueño es CalmTu Night Retard. Soy muy fan de la melatonina, estos últimos años he probado diversos productos con melatonina, algunos me han ido muy bien y otros no tanto, por eso, cuando empecé a trabajar aquí quise probar su producto con melatonina y plantas relajantes.

Tu opinión sobre CalmTu Night Retard

En Vitae existen dos complementos a base de melatonina, el CalmTu y el CalmTu Night retard. El primero tiene un miligramo de melatonina y está elaborado a base de valeriana, pasiflora, amapola de california y melisa. Esta fórmula no acabó de adaptarse a mis necesidades, puesto que el cuadro que presentaba requería de un poquito más dosis de melatonina. Mi problema no era en el momento de conciliar el sueño, sino que sufría muchos despertares nocturnos y no podía volver a dormirme. En este sentido, CalmTu Night Retard, gracias a su fórmula de liberación modificada, constante y sostenida, me ayudó a no despertarme durante la noche.

Obviamente, todo esto no habría tenido el efecto buscado sino hubiera cambiado mi estilo de vida de forma integral.

Comparte:

Deja una respuesta

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.