Qué son los beta-glucanos y en qué pueden ayudarte

Durante la época de frío es común escuchar mil y un consejos para prevenir gripes y constipados, como por ejemplo el famoso zumo de naranja. Es cierto que fomentar el consumo de vitamina C ayuda a tener un sistema inmune más fuerte y preparado para combatir patógenos, además de ser un gran antioxidante.

También podríamos hablar largo y tendido de las virtudes de la vitamina E, que aumenta la respuesta inmunológica y que podemos encontrar en la pasta integral, los frutos secos, el aceite de oliva, los vegetales de hoja verde y el pan.

Luego están los betaglucanos, que serían como la panacea para mantener nuestras defensas despiertas y activas.

¿Qué son?

Los beta-glucanos son nutrientes que forman la pared celular de levaduras, hongos, bacterias y de algunos granos como la avena o la cebada, y su función es, básicamente, inmunomoduladora. Aumentan la resistencia del organismo frente a los patógenos invasores, o dicho de otra manera, ayudan a prevenir gripes y  constipados, por ejemplo.

¿Cómo actúan?

Técnicamente, los beta-glucanos activan la producción de macrófagos, neutrófilos, monocitos y células Natural Killer, modulando así la respuesta inmune. Hablando de forma más mundana, los betaglucanos actúan como si fuera un virus o patógeno que entra en nuestro cuerpo. Esto hace que nuestras defensas se pongan en marcha y, así, se mantengan activas para cuando realmente nuestro organismo sufra un ataque nocivo.

 

Comparte:

Deja un comentario

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.