El secreto de la fórmula de nuestro omega -3 | Vitae Health Innovation
Omega 3

El secreto de la fórmula de nuestro omega -3

“Nuestra fórmula proporciona los ingredientes necesarios que ayudan al desarrollo del cerebro, gracias a su precisa combinación, que genera un efecto sinérgico, optimizando sus beneficios.”

A lo largo de los años, nuestra dieta ha cambiado, causando un cambio en los tipos de alimentos que comemos y la cantidad de Omega-3 que ingerimos a través de alimentos clasificados como «más saludables», como las verduras y el pescado, ha disminuido. A medida que estos alimentos más saludables se sustituyen cada vez más por alimentos procesados y convenientes, su valor nutricional tiende a disminuir, ¡así como su probabilidad de contener ácidos grasos Omega-3!

Dos tipos de ácidos grasos esenciales (AGE) para enfocarse son el ácido linoleico y el ácido ∝-linolénico. Ambos AGE son necesarios para el crecimiento y la reparación, y no pueden ser producidos por el cuerpo humano. En su forma consumible, estos dos ácidos grasos en realidad no tienen efecto; sin embargo, cuando son metabolizados por el cuerpo, forman otros ácidos grasos que el cuerpo puede usar, como EPA (Omega-3), DHA (Omega-3) y GLA (Omega-6).

¿Por qué utilizamos Omega-6?

Los ácidos grasos Omega-6 están considerados generalmente como perjudiciales para la salud a causa de las prostaglandinas, eicosanoides y citoquinas proinflamatorias, pero su aporte en la proporción adecuada puede ejercer una actividad antiinflamatoria muy potente, a causa de la inhibición de las vías inflamatorias. GLA se metaboliza fácilmente en DGLA, presentando un papel antiinflamatorio, al contrario que el ácido araquidónico, que es un precursor proinflamatorio.

EPA:DHA:GLA = 9:3:1 proporciona una suplementación equilibrada de ácidos grasos Omega-3 y Omega-6 para aquellas personas que desean aumentar la cantidad de ácidos grasos en su dieta y obtener la cantidad necesaria que beneficia al desarrollo del cerebro y genera efectos beneficiosos en casos de trastorno por déficit de atención e hiperactividad, dificultades en el aprendizaje y retraso en el desarrollo del habla, problemas de conducta no diagnosticados, trastornos del espectro autista, enfermedades neurodegenerativas, entre otros.

Si quieres saber más, solo tienes que hacer clic aquí

Comparte:

Deja una respuesta

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.