alergias en la piel

Alergias en la piel: Cómo afecta la primavera a la piel

La llegada de la primavera es un cambio que afecta a todo nuestro cuerpo. Estos cambios se dan por dentro y por fuera y pueden provocarnos alergias en la piel. La alteración en las horas de luz, la temperatura, las características del ambiente hacen que nuestra piel pueda llegar a reaccionar de forma molesta. ¿Cuáles son las molestias más habituales en la piel durante la primavera?

Alergias primaverales

¿Quién no ha oído hablar de las alergias en la piel durante la estación primaveral? Cuando llega este periodo del año algunas personas estornudan y les lloran los ojos. También tienen tos, dolores musculares y reacciones en la piel. Incluso aquellas que nunca antes habían tenido una reacción alérgica.

La contaminación en las ciudades ha hecho que cada vez se aparezcan más personas alérgicas. Nuestro cuerpo se siente constantemente atacado y desarrolla maneras de defenderse.

En el caso de la piel, la urticaria, el picor y la quemazón pueden ser los primeros síntomas de otra alergia de tipo respiratorio. Las personas que tienen la piel más sensible son las que sufren estos síntomas de una forma mucho más intensa.

Alergias en la piel

Con la llegada del buen tiempo aparecen reacciones dérmicas que hacen que padezcamos de irritación en la piel. Las alergias más comunes que empiezan a desarrollarse en primavera son:

  1. Alergia al sol: La exposición solar para muchos es una de las principales motivos de reacciones alérgicas en la piel como picores, ronchas o descamaciones.
  2. Alergia al polen: La piel reacciona al contacto con ciertas plantas produciendo urticaria.
  3. Alergia al polvo: La exposición a ambientes muy cargados o contaminados hace que la piel se muestre reactiva al polvo llegando a producir picores, ronchas, etc.

Consejos para aliviar las molestias en la piel

Para que la parte más externa de nuestro cuerpo no sufra tanto durante la primavera es necesario cuidarla con mimo, tanto por dentro como por fuera.

  • Hidrátate: Recuerda que el agua limpia nuestro cuerpo. La hidratación ayuda a la piel a mantenerse alejada de la suciedad y de los componentes alérgenos del ambiente.
  • Protégete del sol: Nunca deberíamos salir a la calle sin fotoprotección (Oliovita Sun). Esta medida preventiva hará que tu piel esté menos reactiva.
  • Evita ciertos alimentos: Somos lo que comemos y, en este caso, aún más. Procura no consumir alcohol, café, té negro, alimentos picantes, etc.
  • Regenera tu piel: Ayuda a tu dermis a regenerarse con una exfoliación cada 15 días. A veces, los picores se producen porque las células muertas con el calor, el polen y el polvo se juntan e intoxican la piel.
  • Utiliza ropa adecuada: Esto significa ropa de algodón capaz de respirar. Evita las prendas hechas con fibras sintéticas y de colores claros. Esto es debido a que los colores más oscuros protegen mejor de la radiación solar.

Si tu caso es más grave, deberás seguir un tratamiento a base de antihistamínicos que te ayuden a rebajar las molestias de tu piel. Consulta con tu médico todas las dudas que tengas al respecto. Nunca tomes nada por tu cuenta, ya que podrás empeorar la situación.

Comparte:

Deja un comentario

Algunos comentarios se contestarán en privado por un asunto de confidencialidad de datos personales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto el aviso legal y la política de privacidad.